miércoles, 19 de febrero de 2014

CON LA VISTA EN EL HORIZONTE

El sin trabajo se quedó sin luz:
se lo tragó la verdad.
Ni acomodarse pudo: vacío
como silueta forense.

¿Por qué esperar del mundo una respuesta?
¿Qué sabe de uno la noche?
No hay fuera de las manos una acción.

Sólo lo inmóvil persevera:
lo demás es del viento.

Eduardo Mileo

No hay comentarios:

Publicar un comentario