jueves, 16 de marzo de 2017

(medianoche) Susana Thénon

Si alguna vez
las palabras callaran,
no todo estaría perdido.
Y si la voz muriera
y las manos tantearan como ciegas,
la oscuridad terrestre,
no todo estaría aún perdido.
Siempre habrá un vuelo,
un asombro de luces,
un instante sin muerte, 
un acto vivo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario