lunes, 21 de enero de 2019

Mar de Chukotka

Camina la materia
antes que la energía en cada uno.
Una especie de estado intermedio
entre lo sólido y el gas.
Lo estrictamente humano es un vacío
en donde atruena el río.
Un río de montaña que será río de llanura.
Y será silencioso, inmanente, casi imposible. Y no mar.

Jorge Aulicino, Mar de Chukotka, Ediciones del Dock, 2018.


martes, 18 de septiembre de 2018

Fuerte como la muerte es el amor - Diana Bellessi

En la boca del amor

¿Dónde estás hornerito color naranja
de Santa Caterina bello a no poder más?

¿volando estás o buscando las borlitas
de barro para hacer tu nido mientras riego

llena de felicidad aquí en el pueblo
de Zavalla adonde he venido por banderas

que desconozco y reconozco en vos, pajarito,
con tu casa en lo alto de la torre de luz

casadito de por vida y con hijos hermosos
que volarán hacia otro palo cerca de aquí

en Brasil o en Argentina, o en toda Sudamérica
haciendo nido como ahora lo hago yo?

¿para cantar a dúo con tu pareja
chiquito mío, para cantar nomás en el

firmamento ha sido que tu vida se junta
con la nuestra de ojos marrones y mansos

como son los de Belkis en la boca del amor?


Y la poesía atrás

Un bichito negro entró por la puerta
y creyéndolo un cascarudo le tiré
la toalla para sacarlo, entonces
empezó a gritar: cuik cuik violentamente
hasta que lo solté afuera, dice
la tía Porota asombradísima
de que el bicho hablara, y tan fuerte!
me dice mientras ríe contándome
el suceso del día y vuelve a contármelo
después agregando detalles: nunca
oí a un bicho quejarse, cuik cuik
como si me pidiera que lo dejara
ir, nunca en mis ochenta y eso que estoy
un poco sorda, me decía, con la
risa abierta ante el misterio sin igual
la tía más querida en este pueblo
de Zavalla, que me llamó a las ocho
para tomar juntitas unos mates
y contarme al final del día esta
historia fenomenal, cuik cuik gritaba
el bicho hablando con la tía, porque
sabía ella lo escuchaba, y la poesía
atrás.

Fuerte como la muerte es el amor, Diana Bellessi, Adriana Hidalgo editora, 2018.




miércoles, 6 de junio de 2018

Geología de Claudia Masin

De pequeña
probablemente pensara que la geología
era la ciencia que enseñaba a vivir en la tierra.
Geo, tierra, logía, ciencia. Era razonable,
y desde entonces Yo voy a ser geóloga
cuando sea grande, informaba,
como quien dice voy a averiguar sola
lo que nadie me sabe contar,
voy a clasificar todos los géneros
de dolor que conozco como si fueran piedras.
-Tal vez en los manuales -me decía-
entre fallas y estalactitas aparezca en una foto
yo con mi disfraz de explorador
y en una nota al pie, esta descripción:
nena de piedra hallada en una cueva
muy al norte, casi escondida,
el cuerpo cubierto de palabras talladas,
por el tiempo transcurrido, incomprensibles.